lunes, 26 de agosto de 2013

GRANDES CAMPAÑAS - ANÀLISIS DE TEMPORADA (F1 / 1999)






EL TÌTULO ESQUIVO




Llega el GP de Gran Bretaña. En la salida, Irvine supera a a Michael Schumacher, marchando ambos pilotos tras la estela de los McLaren. En la frenada de la curva Stowe, y simultaneamente en el momento en el que los comisarios detienen la carrera porque hay varios pilotos que han calado el motor en la salida y no se pueden retirar facilmente, Schumacher intenta el adelantamiento sobre Irvine pero uno de los frenos falla, precipitando al "kaiser" perpendicularmente contra la barrera de neumáticos. Schumacher, que ha colisionado a 100 Km/h se ha roto una pierna, arruinando todas sus opciones al título. El quiebre en el mundial se habìa producido, la màxima estrella de la categorìa veìa esfumarse, por cuarto año consecutivo, su misiòn de llevar a Ferrari al tìtulo luego de 20 años.

En Maranello aún tienen la esperanza puesta en Irvine y de nuevo mira por donde, los errores de Hakkinen, los despistes de Coulthard, los fallos mecánicos de Mika y la libertad de acción que se toma David, provocan un ritmo de adquisición de puntos para McLaren, bastante flojo en relación a lo que se esperaba. 
Mika Salo es fichado para ayudar a Eddie, y con cierto exito como demuestra su actuación en el GP alemán, cediendole la victoria, pero el irlandés, bocazas donde los halla, empieza a estropear el que podía haber sido su gran año, con la escuderia que tan segundonamente le había tratado estos últimos 4 años. 

El desarrollo del monolaza no es tan ágil con la ausencia de Schumacher y hay quien asegura que el teutón prefiere disfrutar en su casa de Suiza de su bien pagada baja laboral y ver por televisión como Irvine fracasa estrepitósamente. Lo que es seguro, es que Eddie no es precisamente Michael poniendo el coche a punto. Entre los otros protagonistas del año destaca Heinz Harald Frentzen, autor de dos triunfos con su Jordan; uno en Magny Cours (la mejor carrera de aquel año con docenas de adelantamientos en la encharcada horquilla de Adelaida) y otro en Monza. Casi podía haber entrado en la lucha por el título de no ser por su accidente a poco del final en Canadá y su extraño problema técnico en Nurburgring. Eclipsó por completo a su compañero de filas Damon Hill, que totalmente desmotivado, no abandonó la especialidad a mitad de temporada solo por la presión que ejercieron sus patrocinadores.

Stewart sorprendió con la victoria de Herbert en el accidentado GP de Europa en Nurburgring, pero aún mas con su venta a Ford por 130 millones de dólares para que la marca anglosajona, reconvierta su estructura en Jaguar, un nombre lo suficientemente mítico como para luchar en el futuro con los equipos mas fuertes.
Otro adiós fue el de Ken Tyrrell, al vender su equipo a la British American Tobacco, un consorcio de tabaqueros que por medio de una fuerte inyección económica, pretenden hacer un equipo fuerte alrededor de Jacques Villeneuve. Fueron sin duda los perdedores del año, siendo derrotados incluso por Minardi.
Mención especial hemos de realizar a los dos pilotos españoles, Marc Gené y Pedro de la Rosa, debutantes, y autores de una excelente campaña en relación con sus medios disponibles. Pedro puntuó en su primera carrera en Australia con el Arrows. 

Los otros pilotos que han logrado esto en los últimos 20 años han sido exactamente Alain Prost, Johnny Herbert, Jean Alesi, Eddie Irvine y Jacques Villeneuve. Marc salvó los muebles de Minardi con 1 punto arañado al mismísimo Irvine en Nurburgring, ganado a base de sudor en las vueltas finales.

Forzado por Fiat o no, Michael reaparece en la penultima prueba, en Malasia, donde realiza toda una exhibición ayudando de manera generosísima a Eddie. Sin embargo los dos Ferrari son descalificados por incumplir las medidas en unos soportes aereodinámicos laterales.

Ferrari argumenta que se debe a un error de fabricación y son recalificados en una extraña maniobra de la FIA tal vez para prolongar la emoción en la lucha por el título en Suzuka.
En el lejano oriente ganó el mejor, Hakkinen, desde el principio y sin dejar a dudas que es el quien merece volver a ser campeón. Irvine decepciona muchísimo, pero su derrota no parece doler excesivamente entre los italianos después de que haya anunciado su fichaje por Jaguar para el 2000.

Divide y reinaràs, Hakkinen consigue su segundo tìtulo y la categorìa sobrevive a la ausencia de una figura tan convocante con Schumacher. El feliz consuelo de Maranello es volver a ganar el campeonato de constructores por primera vez desde 1983. Ya solo falta el de pilotos que se resiste desde 1979. El Kaiser se encargarìa de acabar con el maleficio al siguiente año, inaugurando el monàrquico dominio màs aplastante que la categorìa haya conocido en sus màs de 60 años de vida.


Clip - Highlights de la temporada:






GRANDES CAMPAÑAS - ANÀLISIS DE TEMPORADA (F1 / 1993)





PROST, A UNO DE FANGIO



Tras el abandono de Honda a la màxima categorìa, Senna se lo debió pensar muy bien para seguir en competición al nivel que acostumbraba, consciente de que Prost retornaba tras un año sabático, con el mejor coche de todos. Se calcula que la diferencia de potencia entre el Renault V10 del Williams de Prost y el Ford-Cosworth V8 del McLaren de Senna era de unos 50 CV. 

Aún así el brasileño se las apañó extraordinariamente bien en un mundial en el que las apuestas etaban bajo par para el "Profesor". Damon Hill, (hijo de Graham Hill) acompañaría al francés en Williams tras años siendo probador del equipo, mientras que el norteamericano Michael Andretti, (hijo de Mario Andretti) realizaba el camino inverso al de Nigel Mansell, sumandose a las filas de McLaren con Ayrton Senna. La experiencia le demostrará que el paso de la F-Indy a la F-1 se ha mostrado mucho mas duro que a la inversa. En Ferrari, Berger ha retornado al lado de Alesi para sacar a la "scuderia" del pozo, pero con escasos resultados. Jean Todt, proveniente de Peugeot se les unirá a mitad de año.

A Patrese le empiezan a pesar sus 39 años y 240 GPs, más si tiene como compañero de equipo a una máquina perfecta de rodar llamada Michael Schumacher. El mundial empieza en Sudáfrica con victoria de Prost, (tras 15 meses sin disputar un GP) pese al aguacero caido en las últimas tres vueltas. Senna, que ha podido ser segundo en Kyalami, volverá loca a su "torcida" con una inesperada victoria en Interlagos por delante del todavía inexperto Hill (su 4º GP) y de un accidente de Prost cuando rodaba con neumáticos lisos sobre un firme, de nuevo encharcado. 

La mala fortuna parece haberse aliado con Senna en las primeras carreras del año. Por si fuera poco, el año sabático y la dificultad en adaptarse a la conducción de un coche con tanto avance tecnológico, le estan costando un serio disgusto a Prost. En Donignton tiene lugar una carrera magistral de Senna. (probablemente su mejor carrera) Tras salir desde la quinta posición en la parrilla, el brasileño adelanta, antes de acabar la primera vuelta a Andretti, Wedlinger, Schumacher,Hill y Prost, en històrica remontada. Parece como si funcionara a una velocidad distinta a los demás sobre el resbaladizo asfalto inglés.

Prost, confundido totalmente con el imprevisible tiempo atmosférico para nada menos que siete veces a cambiar los neumáticos y se debe conformar con la tercera posición final tras Hill. La prensa empieza a presionar a Alain ante el regocijo de Ayrton que lidera el mundial contra pronóstico. En el GP de San Marino, Prost por fin se hace con el manejo del control de tracción y se venga de Senna batiendole en su salsa, sobre otro firme totalmente deslizante. Prost recobra el mando en el GP de España con otra victoria sobre Hill, para perderlo en Mónaco a causa de una salida demasiado precipitada. En esta ocasión, es sancionado con un stop & go de 10 segundos, pero cala el motor y esta a punto de perder vuelta. Al final, concluye una remontada hasta la cuarta posición. Senna obtiene su sexto (quinto consecutivo) y último triunfo en Montecarlo, después de la rotura de Schumacher cuando lideraba.

Entre Canadá y Alemania, pasando por Francia y Gran Bretaña, Prost se asegura practicamente el título con cuatro victorias que no dejan lugar a mas dudas, aunque sea a costa de la mala suerte de Hill con un par de inoportunos pinchazos, de quien va a ser tetracampeón. En Hungria, Hill por fin desata su alegría contenida con un merecido triunfo. Hill y Schumacher se perfilan como los pilotos del futuro tras repartirse las dos primeras plazas en Bélgica. Prost, con signos de fatiga, lleva 51 victorias en grandes premios y no parece considerar oportuno arriesgarse demasiado para obtener el mundial, pensando también en la retirada definitiva de una categoria que encuentra muy diferente desde que debutara con McLaren en 1980.

Su primer "Macht point" lo tene en Italia. En Monza, su motor cede por primera vez en todo el año, a siete vueltas de su título mundial. Hill vuelve a ganar. En Estoril, circuito portugués donde perdió el mundial frente a Lauda por medio punto en 1984, Prost anuncia su retirada cuando acabe la temporada. La carrera, un rosario de abandonos, es ganada por Schumacher en tanto que la segunda plaza de Prost le asegura su paso definitivo al lado de Fangio.

Senna, en plena forma, y aparentemente motivadísimo gana en las dos últimas carreras. En Japón, con discusión incluida con el debutante Edie Irvine, que con su Jordan, no se deja doblar. En Australia gana en el adiós de Prost a la F-1. En el podium ambos pilotos se estrechan por fin la mano poniendo punto y final a una rivalidad legendaria y diez años de duelos maravillosos.
Lo que nadie se imagina ni por asomo, es que ese va a ser el último triunfo de Senna en la màxima y el fin de la fructìfera uniòn entre el paulista y la escuderìa de Woking.


Clip - Highlights de la temporada:



martes, 20 de agosto de 2013

GRANDES CAMPAÑAS - ANÀLISIS DE TEMPORADA (F1 / 1969)





STEWART LLEGA A LA LUNA 





Matra y Stewart repitieron suerte en 1969 con un poco de desarrollo en su monoplaza, el MS 80, viendo que las cosas no habían ido tan mal el año precedente. Sus rivales volvían a ser Rindt y Hill en Lotus, McLaren y Hulme en McLaren y el Brabham de Jackie Ickx que había dejado a los italianos de Ferrari ocupados en diseñar un coche mas competitivo de cara a temporadas posteriores.
 
En Junio, Fiat, con la familia Agnelli a la cabeza, compraba el 50% de Ferrari, dejando al ilustre apellido de Enzo como estandarte de competición de los turismos de Turín. La mayoría de los puès, formaron casi una copa monomarca en la que el motor Ford-Cosworth otorgaba una igualdad extraordinaria, suministrando el propulsor a la casi totalidad de los bólidos que formaban las parrillas. Las parrillas de salida, por cierto contaron con la mas baja media de participantes por GP, solo 16.
 
En las dos primeras pruebas del mundial, Stewart se imponía con claridad, sobre Hill en Suráfrica y sobre McLaren en Motjuich. La prueba española estuvo marcada por los dos espectaculares accidentes que protagonizaron los Lotus al perder sus alerones en el cambio de rasante de la recta del estadio olímpico.La FIA reaccionó con inteligencia y en la siguiente prueba en Mónaco, se prohibieron los alerones altos tras los entrenamientos ante las protestas de los equipos.

En las carreras y temporadas sucesivas, sus diseñadores los harán reaparecer de formas mas bajas, optimizadas y bien ancladas al chasis. Hill consiguió con Lotus su quinta y última victoria en Mónaco por delante de Piers Courage que pilotaba el Brabham de la escudería privada de un tal Frank Williams.
 
Stewart encadenaba de nuevo una de sus típicas rachas de victorias: En Holanda aprovechando problemas mecánicos en el Lotus de Hill; en Francia ayudando a su compañero Beltoise a conseguir el doblete para el júbilo local de Matra por delante del Brabham de Ickx; y en Gran Bretaña como resultado de una lucha fraticida con el Lotus de Rindt, al timpo que Neil Armstrong ponía su pie en suelo lunar.
 
La verdad es que Stewart tuvo que reconocer que Ickx le dio un repaso en Nurburgring, donde tanto había brillado el año anterior, pero en la siguiente prueba en Monza, el escocés se hacía matemáticamente con el título tras vencer en un nuevo final de infarto en el autódromo italiano.Stewart batía a Rindt, Beltoise y McLaren, separados los cuatro por solo dos décimas de segundos en la línea de meta.
 
Las tres últimas pruebas vieron victorias de Ickx, Rindt y Hulme sazonadas con pobres resultados de Stewart que hasta entonces registraba una fiabilidad mecánica mas que notable. No por ello se privó de conseguir junto a Beltoise el mundial de marcas para Matra. Los franceses, al igual que gente de otras escuderías, experimentaron tracciones 4X4 en algunas pruebas pero pronto quedó claro que no llevaban a ninguna parte en un campeonato en el que las velocidades punta crecían sin parar a costa de vehículos cada vez mas planos, ligeros y aereodinámicos.
 
Stewart preparaba un cambio de aires para 1970 mientras que Ickx y Rindt aguardaban una nueva oportunidad.


POSICIONES MUNDIAL DE 1969

PILOTOS

1º J.STEWART (GBR/MATRA-FORD) 63 Ptos.
2º J.ICKX (BEL/BRABHAM-FORD) 37 Ptos.
3º B.MCLAREN (NZ/MCLAREN-FORD) 26 Ptos.
4º J.RINDT (LOTUS-FORD) 22 Ptos.
5º J.P.BELTOISE (MATRA-FORD) 21 Ptos.

MARCAS

1º MATRA-FORD 66 Ptos.
2º BRABHAM-FORD 49 Ptos.
3º LOTUS-FORD 47 Ptos.


Clip - Highlights del G.P. de Zandvoort '69



GRANDES CAMPAÑAS ANÀLISIS DE TEMPORADA (F1 / 1968)


 
HILL TIENE ALAS



Doce pruebas puntuables conformaban el campeonato delmundo de 1968, (record absoluto hasta entonces), presentándose como otra temporada muy abierta a pronósticos. Lotus partía a priori como favorita con Clark y Hill, siempre y cuando sus motores no fallaran. Precisamente Ford Cosworth se abría a otras escuderías a las que suministrar sus motores como era el caso de McLaren con Bruce y Hulme, y también de Matra que habían preparado un gran chasis para compertir en la F-1 con ayuda económica del propio gobierno francés. El equipo, dirigido por un antiguo maderero, Ken Tyrrell, solo colmarían sus expectativas con el éxito absoluto. Sería una forma de cooperación similar a la que ya existía con el "Concorde", fichando a Jackie Stewart para hacer pareja con Jean Pierre Beltoise.
 
En Ferrari, se hicieron con los servicios del joven belga de 23 años, Jackie Ickx para acompañar a Chris Amon. El mundial comenzó en Sudáfrica de la misma forma que acabó el anterior. Jim Clark venció atacando desde el principio con una mínima resistencia de Stewart y Hill, suponiendo su victoria nº 25, una mas que Fangio. Algunos ya anticipaban una fácil victoria final de Clark, pero un nuevo giro en la historia azotó a la F-1 el 7 de Abril de 1968. Disputando en el circuito de Hockenheim, (que ya era mucho mas peligroso de lo que es hoy en día) una carrera de secundaria importancia de F-2 bajo la lluvia y tal vez (no se sabe con seguridad) a causa de un pinchazo, Clark se salió de la pista en la quinta vuelta a gran velocidad y encontró la muerte al chocar contra los árboles que la rodeaban.

Nada volvió a ser igual en la F-1 y mas cuando en la siguiente prueba, el GP de España en el nuevo circuito del Jarama, Hill dedicaba el triunfo al héroe caído a los mandos de un Lotus que mostraba la publicidad de los cigarrillos Gold Leaf. Stewart, que por su parte se mostró competitivo en Kyalami, se perdió las pruebas española y monegasca al fracturarse la muñeca derecha en otra carrera menor de F-2. Los puntos perdidos en estas citas y su recuperación durante el resto de temporada le costarían al final muy caro en la clasificación final. Hill precisamente volvió a ser el rey en Mónaco en otra carrera plena de abandonos.
 
En Bélgica, Stewart reapareció con una aparatosa muñequera de protección y tras luchar denodadamente con los dos McLaren y el Honda de Surtees, se colocó primero distanciado, pero en la última vuelta hubo de entrar en boxes para comprobar que el sistema de la bomba de gasolina, fallaba por momentos, cayendo hasta la cuarta posición final. 

Hill tampoco se libró de los problemas de la mecánica y hubo de abandonar dejando que McLaren obtuviera la primera victoria para su coche en la historia de la F-1. Le seguirían 129 mas hasta el 2001. Por otra parte, una gran novedad empezaba a contemplarse en los diseños de los monoplazas: Pequeños alerones móviles montados en el morro y atrás, eran ampliados poco a poco a otros cada vez mas altos y grandes con el fin de obtener la máxima adherencia en las curvas. El aspecto de las parrillas de salida cambiaba radicalmente en el 68, de la misma forma que otras cosas como la música o la sociedad.
En Zandvoort se vivió una carrera de casi tres horas bajo la lluvia en la que venció Stewart a costa del resentimiento en su lesión. Hill recordaría mas tarde que después de que el escocés le superase como un torbellino de agua en la tercera vuelta, no le volvería a ver hasta que le dobló de nuevo.
 
En efecto, Stewart se empezaba a mostrar intratable bajo la lluvia pero no fue el caso de la prueba francesa en Rouen, donde el otro "Jackie", Ickx, llevaba a Ferrari a su primer éxito desde 1966, bajo otro diluvio. Iba a ser la única victoria que no obtendría un motor Ford-Cosworth en todo el año. En aquella prueba, el veterano francés, Jo Schlesser, daba a Honda la razón definitiva para abandonar la F-1 al matarse con un modelo experimental refrigerado por aire.
 
El piloto privado de Rob Walker, Jo Siffert daba la campanada al ganar con su Lotus el GP de Gran Bretaña en Brands Hacht por delante de los dos Ferrari y dos semanas mas tarde Stewart, ya totalmente recuperado, barría a todos sus rivales con otra victoria para recordar, en el GP de Alemania en Nurburgring. Baste decir que Jackie hubo de esperar 4 minutos en el podium del "Ring" a que llegaran Hill y Rindt.
 
Denny Hulme obtenía dos victorias consecutivas para McLaren en Italia y Canadá en Septiembre y Stewart reafirmaba su poder cuando las averías le respetaban en Estados Unidos, liderando toda la prueba sobre Hill. Graham, que ya era matemáticamente campeón, se vengó en México luchando de tú a tú con todo el mundo.
 
La victoria final de Hill podía haber sido incluso mas fácil sino hubiera tenido tantos abandonos a mitad de temporada, pero teniendo en cuenta el potencial con el que había contado Stewart ya podía darse por satisfecho. En 1969 no habrían huelgas de Mayo en las fábricas francesas proveedoras de Matra Aeroespatiale y Stewart no perdonaría a nadie.


POSICIONES DEL MUNDIAL 1968

PILOTOS

1º G.HILL (GBR/LOTUS-FORD) 48 Ptos.
2º J.STEWART (GBR/MATRA-FORD) 36 Ptos.
3º D.HULME (NZ/MCLAREN-FORD) 33 Ptos.
4º J.ICKX (BEL/FERRARI) 27 Ptos.
5º B.MCLAREN (NZ/MCLAREN-FORD) 22 Ptos.

MARCAS

1º LOTUS-FORD 62 Ptos.
2º MCLAREN FORD 49 Ptos.
3º MATRA-FORD 45 Ptos.


Clip - highlights del G.P. de Mèxico:





sábado, 17 de agosto de 2013

ARTÍCULOS - EL BOXEO ESTÁ DE MODA ("Pensamientos Incorrectos", Diario la Nación) por Rolando Hanglin

 


EL ARTE DE LA SUPERVIVENCIA



"En la Edad de Piedra, los hombres sin duda se ejercitaron en destrezas primarias como correr, nadar, lanzar una jabalina, levantar grandes pesos, lucha entre sí con puñales o espadas y -también- golpearse con los puños. El boxeo pertenece, pues, a la élite de los deportes más antiguos. Aquellos que el hombre primitivo practicó para ganar los favores de una hembra, apoderarse de un territorio, cazar una presa comestible, obstruir la entrada de una gruta, etc. Por eso se habla de los "púgiles" desde la antigüedad más remota. El puño cerrado es un arma que el varón posee con sólo cerrar los dedos de una manera adecuada, para golpear con los nudillos, y a partir de esta simple constatación se van elaborando posturas de ataque y defensa, movimientos reflejos de la cintura y el antebrazo, hasta cristalizar en aquello que conocemos como boxeo.

Aprovechando que, por una vez -¡quien lo diría!- el boxeo está de moda, quisiera transmitir a los lectores la vivencia que este deporte contiene, ya no como espectador sino como deportista.

Boxear te hace sentir vivo. Como los deportes extremos (alpinismo, parapente, kayak en los rápidos y otros que, en su momento, prejuzgué absurdos) el hombre se ve enfrentado a sus posibles recursos de ataque y defensa.

¿Qué es lo bueno de boxear?

Boxear te hace sentir vivo. Como los deportes extremos (alpinismo, parapente, kayak en los rápidos y otros que, en su momento, prejuzgué absurdos) el hombre se ve enfrentado a sus posibles recursos de ataque y defensa. Se encuentra solo, en un terreno acotado que llamamos "ring" frente a un rival, también solo. El rival lanza golpes que no vemos. A veces, con un poco de suerte, iniciamos el movimiento defensivo antes de que el golpe venga hacia nosotros, y lo "barremos", "bloqueamos" o "esquivamos". Todo golpe puede evitarse con un oportuno paso atrás, pero esto significa mover las piernas, que poseen los músculos más grandes del cuerpo humano. Por lo tanto, cualquier movimiento que hagamos con las piernas consumirá buena parte de nuestro oxígeno. Además, nadie gana una pelea retrocediendo sin parar: a lo sumo puede huir de manera decorosa. Muchas veces el púgil se encuentra ante la siguiente disyuntiva: mi rival está lanzando "crosses" de izquierda y derecha. Llegan firmes a mi mandíbula y a mis cejas. Debería hacer algo, de manera más bien urgente, porque los golpes me duelen y me aturden. Pero sólo se me ocurre quebrar la cintura, para que pasen sobre mi cabeza. Queda muy bonito y a veces sale bien, pero cansa enormemente.

Entonces, el púgil debe negociar consigo mismo. ¿Qué es preferible, recibir el golpe o hacer una perfecta rotación de cintura, con las piernas apenas flexionadas, como mandan los libros? Esto último sería lo ideal, pero a la salida del movimiento uno se encuentra corto de oxígeno, respirando con dificultad, sobre todo si debe repetir los movimientos de cintura. Entonces, a veces, el púgil elige recibir el golpe en lugar de esquivarlo o cubrirse: hace menos daño.

Lo he visto muchas veces en los boxeadores mejicanos: uno advierte que saben esquivar, que poseen magníficos movimientos de defensa y bloqueo, pero prefieren recibir el golpe, reservando fuerzas para pegar más duro, antes que agotarse en contorsiones defensivas. Los comentaristas confunden esta maniobra con un supuesto "machismo mejicano", cuando sólo se trata de elegir, con sentido práctico, el movimiento más favorable.
             
Lo he visto muchas veces en los boxeadores mejicanos: uno advierte que saben esquivar, que poseen magníficos movimientos de defensa y bloqueo, pero prefieren recibir el golpe, reservando fuerzas para pegar más duro, antes que agotarse en contorsiones defensivas
Todo es una cuestión de economía de movimientos. El buen boxedador efectúa los quites y barridos más sencillos, los pasos más cortos, los golpes de mejor factura técnica, que son los que consumen menos oxígeno. Como resultado del ballet que efectúan ambos púgiles, se golpean una y otra vez en la nariz, el entrecejo, la mandíbula, las orejas y la parte frontal del torso. Allí se encuentran los puntos neurálgicos que pueden producir un K.O. fulminante: la punta del mentón y el hígado. El golpe aplicado en el extremo saliente de la mandíbula, si aterriza con suficiente potencia, provoca un visible sacudón de la caja craneana -conectada con el maxilar por la apófisis zigomática- y desencadena una serie de fenómenos: falta de equilibrio, debilidad de las rodillas, movimientos sin control. El boxeador así tocado está "groggy" y suele terminar en la lona. En cambio, el golpe aplicado mediante un gancho de izquierda en cierto lugar conocido como "la punta del hígado" produce una caída a cámara lenta. El boxeador así golpeado retrocede un paso, luego vacila, luego se le doblan las piernas, hace un gesto de dolor y se arrodilla en el tapiz, con el tren inferior paralizado. Algo parecido puede suceder con un golpe poco frecuente: el directo al plexo solar.

De todas formas, la vivencia del boxeo no conduce casi nunca al K.O. Se trata de golpear sin ser golpeado, poniendo en marcha todo un conjunto armonioso de movimientos sincronizados, que permiten el ataque y la defensa. Pero la experiencia fundamental es recibir el golpe. El hombre aprende, así, que un golpe no es nada. Simplemente, un impacto que se recibe en la cara o el cuerpo. Y otro, y otro, y otro. Pero seguimos respirando, seguimos vivos. Podemos asimilar lo sucedido y volver por más. Podemos golpear al mismo tiempo que recibimos castigo, podemos desafiar el fuego enemigo, con los ojos bien abiertos, recibir una lluvia de mamporros bien colocados... que no harán mayor daño. A lo sumo, caeremos en la lona. No se puede caer más abajo. El árbitro sólo cuenta hasta diez. Es todo. Y luego llegará el alivio. Ya terminó. Gané o perdí. Pero estoy vivo.
             
Se trata de golpear sin ser golpeado, poniendo en marcha todo un conjunto armonioso de movimientos sincronizados, que permiten el ataque y la defensa.
 
El boxeador que no tiene la cara marcada, no boxea: caza mariposas, pero no boxea. La experiencia consiste en participar del "in-fighting". Golpear y ser golpeado por un hermano cuya transpiración nos empapa, su sangre nos mancha, su abrazo nos fatiga. El boxeador no siente asco del cuerpo de otro hombre. Es un hermano.

Durante muchos años, el boxeo ha sido rodeado por una leyenda negra, edificada en gran parte por periodistas que nunca boxearon, y por el cine. Las películas de boxeo se parecen tanto al boxeo como un "western" puede parecerse al verdadero Far West. O sea, nada que ver. Los boxeadores no golpean como Rocky, no caen como Rocky, no piensan como Rocky, ni sienten como él. Es otra cosa.

Durante décadas nos hemos acostumbrado al discurso de que los boxeadores son todos tarados, hombres primitivos llenos de violencia, explotados por sus apoderados mafiosos, condenados al alcoholismo o a un final trágico. Gracias al torrencial boxeo femenino que nos invade, nuevos públicos aprecian este noble arte atlético con una mirada distinta. Lo debemos a Marcela "Tigresa" Acuña, a Yessica "La niña bonita" Bopp y a Carolina "La Turca" Duer. Además de otros púgiles como Oscar de la Hoya y Sergio "Maravilla" Martínez, que ponen de manifiesto una obviedad: no todos los boxeadores son brutos ni mucho menos. El pugilista normal es un hombre dulce, sencillo, emparentado con el artista de teatro o de circo, que ama el aplauso más que el dinero, que juega constantemente al límite de sus fuerzas, su habilidad, su entrenamiento, sus reflejos aprendidos. Un artista. Como todo artista, respeta el arte de los otros.

En el auténtico boxeo no caben la jactancia, la payasada, la burla, el juego sucio.En cuanto a la vieja cantinela de las "secuelas", no hay deporte sin secuelas.

No he querido hablar del boxeo profesional que permite a millones de muchachos (el 90 por ciento, de raza negra) alzarse desde la miseria y conquistar un lugar bajo el sol, aunque no sea como millonarios. Simplemente, una casa, una familia, buenos amigos, una cálida popularidad que hace bien al hombre. Esto ya es otro tema y sólo quise explicar lo que se siente boxeando.

En cuanto a la vieja cantinela de las "secuelas", no hay deporte sin secuelas. Las más terribles, las del automovilismo, donde no sólo se matan los deportistas sino también los espectadores. Pero -desde ya- el deporte es un ejercicio de riesgo. En el rugby, en la lucha, en el fútbol... ¿Algún lector ha visto cómo caminan los ex-futbolistas, a los 50 años?

¿Qué tal quedan los pies de una bailarina después de 30 años de ballet?

Y sin embargo, ¿valió la pena?

Sí, vale, y se transmite cuando el espectador abre los sentidos. Descubre entonces que un combate de boxeo en vivo (bueno o mediocre) es vida real, mientras que la inmensa mayoría de lo que se proyecta en la tele... es de plástico."


Archivo fuente: "Pensamientos Incorrectos", Diario la Nación (2011) por Rolando Hanglin

martes, 13 de agosto de 2013

GRANDES CAMPAÑAS - ANÁLISIS DE TEMPORADA (F1 / 1967)





AÑO DE INFLEXIÓN

EL CAMPEÓN MÁS IMPOPULAR



¿Qué tiene de especial 1967? El segundo año de la fórmula de tres litros, significó además del definitivo retorno de la potencia a la F-1, él último año en el cual el esfuerzo del piloto por mantener el coche pegado a la pista era mayor que el que ejercía el viento en la carrocería del mismo. Iba a ser también en un apartado "espiritual", la última temporada con los colores nacionales impresos en los monoplazas de competición antes de la llegada en masa de los patrocinadores.


La habilidad innata de los pilotos y su aureola de romanticismo con la que se habían unido a sus maquinas allá por 1906, tendría en 1967 su suspiro final. Mientras las escuderías intentaban llegar preparadas para la primera prueba en Sudáfrica, algunos pilotos destacados abandonaban sus equipos en busca de otras oportunidades. Graham Hill dejó que Stewart fuera la estrella de BRM retornando a Lotus ocho años después, para hacer equipo nada menos que con Jim Clark. 

Surtees se apuntó al proyecto de Honda mientras que su puesto en Ferrari lo ocupaba definitivamente el neozelandés Chris Amon al lado de Lorenzo Bandini. En Cooper, que esperaban grandes cosas después de el tercer puesto en 1966, trajeron el mejicano Pedro Rodríguez junto a Jochen Rindt. En Brabham seguían a lo suyo, haciendo fácil lo difícil; aunando un viejo motor V8 con un chasis procedente de la F-2 y logrando que su potencia no perjudicase la asombrosa agilidad que mostraba en zonas viradas. El "detalle" que se le escapó a Jack Brabham era que esta vez no iba a ser él, el héroe del campeonato, sinó su tenaz compañero de equipo Denny Hulme.


En el circuito de Kyalami comenzaba el mundial con la ausencia de Ferrari y la sorpresa del piloto local John Love que con su Cooper privado, se vio apartado de la victoria a 7 vueltas del final por culpa de la gasolina, dejando que el "oficial" Pedro Rodríguez diera el último éxito a la marca británica y a Maserati, su motorista. En Mónaco, Denny Hulme iniciaba su asalto al título sin ni siquiera preguntarle a su jefe, Jack. ¡Que falta de delicadeza!, venciendo con su Brabham de reducidas dimensiones, favorecido en las estrechas calles del principado.


Sin embargo un punto negro iba a azotar a esta carrera: En la vuelta 82, una columna de humo marcaba el accidente y posterior incendio del Ferrari de Bandini en la chicane del puerto. Moriría a consecuencia de las heridas tres días mas tarde. En Zandvoort, Holanda, aunque el hecho no tuviera consecuencias relevantes para el rumbo del campeonato, se producía el esperado debut que cambiaría la historia de la F-1. Dos ingenieros de Ford, Mike Costin (COS) y Keith Duckworth (WORTH), presentaban junto a Colin Chapman, patrón de Lotus y sus dos estrellas, Clark y Hill, el nuevo motor Ford DFV V8 de ocho válvulas por cilindro.


Sus creadores le preveían una vida útil de 3 o 4 temporadas pero lo cierto es que permaneció en activo 19 años, ganando 155 carreras, mas que ningún otro motor en la historia de las carreras de Grand Prix.

Hill dominó en los entrenamientos pero Clark arrasó en la carrera del domingo. Que lastima que la fiabilidad no estuviera al mismo nivel que la de sus compañeros de las antípodas. A Dan Gurney le funcionó el invento de su Eagle-Weslake con propulsor V12 y venció en Bélgica sobre el monstruo mecánico que era el BRM de Jackie Stewart (Su motor de 16 cilindros era válido para un autobús de dos pisos).


Brabham y Hulme tardaron en hacer el doblete en Rouen, el tiempo que Clark y Hill emplearon para cargarse sus respectivos Lotus, aunque el "escocés volador" respondía de nuevo en Silverstone ganando su quinto GP de Gran Bretaña en seis años. Los pilotos de Brabham se repartieron las victorias en Alemania y Canada reduciendo la lucha por el mundial a algo personal entre ellos. 

En Monza, Surtees superó en la línea de meta a Brabham por solo 2 décimas de segundo, pero ambos salieron con el miedo en el cuerpo después de haber visto prácticamente a Dios encarnado en Jim Clark. Denny Hulme se hacía matemáticamente con el campeonato siguiendo una aritmética regularidad que firmarían otros como Niki Lauda. El escocés se resarcería al final con dos victorias en Estados Unidos y México demostrando la creciente progresión del Lotus 49. No sería el campeón, pero era desde luego, el mejor piloto de la década y uno de las leyendas mas grandes de toda la historia de la categoría.


  
POSICIONES DEL MUNDIAL 1967


PILOTOS


1º D.HULME (NZ/BRABHAM-REPCO) 51 Ptos.

2º J.BRABHAM (AUS/BRABHAM-REPCO) 46 Ptos.

3º J.CLARK (GBR/LOTUS-FORD) 41 Ptos.

4º J.SURTEES (GBR/HONDA) 20 Ptos.

5º C.AMON (NZ/FERRARI) 20 Ptos.



MARCAS



1º BRABHAM REPCO 63 Ptos.

2º LOTUS-FORD 44 Ptos.

3º COOPER-MASERATI 28 Ptos.


Clip - highlights de la temporada:




lunes, 12 de agosto de 2013

GRANDES CAMAPAÑAS - ANÀLISIS DE TEMPORADA (F1 / 1966)





BRABHAM, DE PELÍCULA




El cambio de cilindrada a 3 litros se había ideado con la intención de hacer mas interesante el campeonato de cara sobre todo a los norteamericanos y se consiguió (a medias) a costa de hacer sufrir a los equipos buscando un propulsor decente.
Lotus que equipaba todavía los motores Coventry-Climax, vieron como la motorista británica dejaba la F-1 con el cambio de normativa y solo pudieron aumentar los motores hasta 2 litros, no teniendo apenas opciones frente a otros rivales con unidades mas preparadas y potentes.
McLaren y BRM tomaron soluciones similares, construyendo estos últimos un monstruoso y difícil H16 al unir dos viejos V8
En Ferrari emplearon su motor V12 de Sport-prototipos que con 360 CV, demostró ser genial y no solo por su rugido de fiera muy característico.
También en Cooper-Maserati emplearon un V12 bastante efectivo al tiempo que en Honda, tardaron mas en desarrollarlo y hacerlo competitivo De hecho, el motor que sacaron los nipones es mas recordado por su sonido estridente que porsus resultados. Brabham se limitó a recoger el encargo que habían pedido a General Motors en forma de un veterano V8 preparado por Repco, resultando ser la mejor solución en un bloque con un par maravilloso, no el mas potente con 310 CV pero si altamente fiable.
Así mismo Firestone se unía a Dunlop y Goodyear como suministradores de gomas iniciándose otra auténtica guerra por la supremacía en los neumáticos. El mundial se preveía duro, sin favoritos claros y mas aún después de la victoria de Jackie Stewart en la carrera inagural de Mónaco donde solo acabaron 4 pilotos.
Se había estrenado una nueva regla que todavía perdura; Era necesario cubrir el 90% de la distancia prevista en el gran premio para constar en la clasificación final. El mismo Stewart pasaba del cielo al infierno en la siguiente prueba en Spa. Una repentina tromba de agua dejaba fuera de combate a media docena de pilotos en un accidente múltiple en la ese de Masta durante la primera vuelta, mientras que un poco mas atrás, Stewart se había salido en Burnenville, quedando atrapado en el amasijo de hierros de su BRM. 

Totalmente empapado en gasolina, Stewart rezaba y esperaba la llegada de las asistencias mientras que un helicóptero revoloteaba desde el aire grabándole en cine como secuencia para la película "Grand Prix" de John Frankenheimer. Surtees se impuso con claridad sobre el austriaco de Cooper, Jochen Rindt y acto seguido salía por la puerta trasera de Ferrari perdiendo unas clarísimas opciones que hubieran supuesto su segundo título mundial.
A partir del GP de Francia en Reims, un sonriente y socarrón Jack Brabham de 40 años, sorprendía a aquellos que le apremiaban su retirada e iniciaba una racha de triunfos que tendría continuidad en Gran Bretaña, Holanda, y Alemania, decidiendo el mundial en Monza pese a la victoria sorpresa de Scarfiotti con Ferrari. Las disputas interiores en Ferrari sobre quién había tenido la culpa de echar a Surtees cuando tenían el mejor coche y los baches que sufrían BRM Cooper y Lotus, incapaces de mantener una mínima regularidad ayudaron a Brabham a resurgir como primer y único piloto que ha ganado con un coche que lleva su nombre.
No importa que el australiano no participara lo suficiente en la película al lado de los actores James Gardner o Yves Montand; él no era un campeón ficticio. Ya se habìa convertido en leyenda y triple monarca de la màxima. Por su parte, el ex-campeòn Clark maquilló su pobre temporada venciendo en Estados Unidos mientras que el campeòn saliente Surtees hacía lo mismo con Cooper en México.



ESTADÌSTICAS MUNDIAL DE 1966

POSICIONES PILOTOS

1º J.BRABHAM (AUS/BRABHAM-REPCO) 42 Ptos.
2º J.SURTEES (GBR/FERRARI,COOPER-MASERATI) 28 Ptos.
3º J.RINDT (AUT/COOPER-MASERATI) 22 Ptos.
4º D.HULME (NZ/BRABHAM-REPCO) 18 Ptos.
5º G.HILL (GBR/BRM) 17 Ptos.

POSICIONES MARCAS

1º BRABHAM-REPCO 42 Ptos.
2º FERRARI 31 Ptos.
3º COOPER-MASERATI 30 Ptos.



Clip - GP de Italia 1966 (highlights):





jueves, 8 de agosto de 2013

ESPECIALES - LA OFENSIVA TRIANGULAR DE PHIL JACKSON / TEX WINTER






LA OFENSIVA IMBATIBLE





La ofensiva triangular, también conocido como el delito de triple post, es una estrategia ofensiva en el baloncesto. Sus ideas básicas se establecieron inicialmente por el entrenador Sam Barry de la Universidad del Sur de California. Su sistema fue refinada más tarde por el ex Universidad Estatal de Kansas jefe entrenador de baloncesto Tex Winter, quien jugó para Barry a finales de 1940.Winter también se desempeñó como asistente del entrenador de los Bulls de Chicago en los años 1980 y 1990 y también fue entrenador asistente de los Lakers de Los Angeles en la década de 2000.

La característica más importante del sistema es el triángulo banda creada por el centro, que se sitúa en el poste bajo, el delantero en el ala, y el guardia de la esquina. Otro guardia del equipo se sitúa en la parte superior de la llave y el lado débil hacia adelante está en el alto puesto del lado débil - formando el "juego de dos hombres." El objetivo de la ofensiva es llenar esos cinco puntos, lo que crea un buen espacio entre los jugadores y permite que cada uno de ellos para pasar a cuatro compañeros de equipo. Cada paso y corte tiene un propósito y todo es dictado por la defensa.

 

El delito se inicia cuando un guardia pasa al ala y recortes en la esquina del lado fuerte. El triángulo se crea a partir de un jugador en el poste en el bloque del lado fuerte, la esquina del lado fuerte, y el alero del lado fuerte extendida, que gana la posesión en la primera pasada. La opción inicial deseada en el delito es pasar al jugador en el poste del lado fuerte en el bloque que se encuentra en buena posición de anotar. A partir de ahí, el jugador tiene las opciones de ver para anotar o pasar a uno de los jugadores exteriores que están intercambiando desde la esquina del lado fuerte y el ala, una inmersión cortar el carril, o el ala opuesta intermitente a la parte superior de la tecla que inicia otra opción común conocido como el "post pellizco".

Si un pase al bloque no es posible, la segunda opción es ya sea para pasar a la escolta del lado débil, que parpadea en la parte superior de la llave desde la posición de alero del lado débil o pasar a la esquina del lado fuerte. Si la pelota se pasa a la parte de las opciones son o bien lanzar, pasar al bloque del lado fuerte, o recoger y el pop con el ala. Si se pasa a la escolta del lado débil que inicia la opción "post pellizco". Hay dos opciones. La primera y más común es pasar al delantero del lado débil, que se muestra hasta el codo para recibir el pase. 

 
Cuando lo hace, las opciones son un traspaso frotación, nuevo corte puerta por la guardia sin la pelota, poste de la guardia en un jugador más pequeño, o hacia arriba y atacar. La segunda opción es un pick and roll con el delantero. La ventaja de la primera opción es que hay tantas armas para atacar la defensa que abre un montón de libertad y la capacidad de marcar con eficacia. La ventaja de la segunda opción es que el jugador que tiene la pelota y utiliza la pantalla ahora tiene todo el lado de la pista para trabajar con ir uno a uno. Mientras tanto, en el otro lado, el ala fija una pantalla para el protector de la esquina en el partido triángulo. Si el hand-off no está disponible, el avance o el guardia se pasan a la guardia de la esquina que sale de la pantalla. Si la defensa exagera o espera de la separación, tanto en el ala y el protector de esquina posterior puede cortar hacia canasta. Durante todo este tiempo el jugador cuadra del lado fuerte original es capaz de determinar la posición de un tiro fácil, mientras que la defensa es atraído por todos los movimientos y reducir a los demás jugadores.

Si el alero del lado fuerte para guardar pase no es posible, la tercera opción es que el lado débil hacia adelante a parpadear en el codo del lado fuerte, tomar el paso, y cortar a la canasta en la puerta trasera juego marca registrada de la ofensa. Mientras tanto, el brazo y la esquina de cambio de guardia en una pantalla hacia abajo. El delantero con la pelota puede pasar a la guardia de corte o al guardia esquina viene de la pantalla del ala. Si no está disponible, se puede disparar el propio baloncesto.
El delito también tiene una variedad de opciones si hay una fuerte presión de la defensa. Si la banda de paso inicial por el guardia no está disponible, el triángulo puede ser creado en el otro lado por el que pasa a la otra guardia, que luego pasa al delantero del lado débil. El guardia, que inicialmente tenía el balón, luego muestra a la otra esquina. El centro o el ala a presión puede flashear a la columna opuesta. 


Si el guardia para custodiar pase no está disponible, el lado débil hacia adelante puede hacer un corte rápido similar que se ha mencionado anteriormente. Esto también crea muchas oportunidades de corte. Si hay una fuerte presión sobre todo el mundo, el centro puede liberar la presión mediante la reducción al alto cargo durante un pase por el guardia de manejo del balón. Eso también crear un espacio para posibles cortes.


Para Phil Jackson, su primer trabajo en la NBA como entrenador fue en 1987, como asistente de Doug Collins, en los Bulls de Chicago, donde conocería a Tex Winter, creador de la famosa “ofensiva triangular”, la que Phil Jackson perfeccionaría y utilizaría durante toda su carrera. Posteriormente Winter sería su asistente tanto en Chicago como en Los Angeles. En 1989, Phil Jackson se haría cargo como entrenador principal y el resto es historia ya conocida.

El entrenador Phil Jackson, con la ayuda del entrenador asistente Tex Winter, utiliza el triángulo ofensivo de gran éxito. Los Bulls de Chicago bajo Jackson ganó seis títulos de la NBA en la década de 1990 jugando en el triángulo. Sus primeros 3 equipos ganadores del título en Chicago destacados del Salón de la Fama, Michael Jordan y Scottie Pippen. Posteriores 3 títulos de Jackson con los Bulls llegaron a Jordania, Pippen, y compañero del Salón de la Fama Dennis Rodman. Los Angeles Lakers de Jackson después ganó cinco campeonatos empleando el triángulo. Sus primeros 3 Lakers enviaron escuadrones campeonato superestrellas Shaquille O'Neal y Kobe Bryant, mientras que sus últimos 2 equipos título lo vieron emparejar Bryant con su compañero All-Star Pau Gasol. Jackson entrenó a los toros desde 1989-1998 - Él sirvió como el primer entrenador de los Lakers dos veces, primero el período 1999-2004, y después 2005-2011.


Cuando Jackson se convirtió en el primer entrenador de los Bulls de Chicago antes del inicio de la temporada 1989-1990 la NBA, él y Winter originalmente instalado el ataque en triángulo, en un intento de subvertir la estrategia Reglas Jordania empleado por sus rivales de la Conferencia Este, los Pistons de Detroit. El "Reglamento de Jordan" fue una estrategia defensiva que consistía exclusivamente dirigido Michael Jordan. Jordania ya se había establecido como una superestrella de la NBA elite por sí solo giro Chicago en un contendiente de playoffs. Sin embargo, al compartir la responsabilidad en lugar de cargar con ella, él continuó a florecer como un versátil jugador de baloncesto muy bien. Más importante aún, los Bulls también mejoraron notablemente en equipo, terminando con un récord de 55-27. 


Los Bulls cayeron ante los Pistons en 7 juegos en los 1990 finales de la Conferencia Este. Al año siguiente, sin embargo, Chicago terminó la temporada 1990-1991 de la NBA con un entonces franquicia de mejor récord 61-21, bueno para el primer lugar en el Este, y luego barrieron a los Pistons archirrival 4-0 en los 1991 finales de la Conferencia Este. Los Bulls luego derrotaron a los Lakers de Los Angeles en la final de la NBA, 4 juegos a 1 - Michael Jordan ganó su segundo NBA Most Valuable Player Award esa temporada y finalmente ganó su primer campeonato.

La ofensiva triangular también fue utilizado eficazmente por los Bulls en la temporada 1995-96. Jordania, de nuevo a la cabeza para el equipo en su primera temporada completa desde que salió de su retiro, ganó su cuarto premio de MVP de la NBA. También terminó la temporada como máximo goleador de la liga, la octava vez que había logrado este honor. Chicago funcionó casi a la perfección como un equipo así. Detrás de las habilidades jugadas de Jordan y Scottie Pippen, junto con la defensa de Dennis Rodman y rebotes, los Bulls se registró un récord de temporada de la NBA 72-10 en el camino a lo que entonces era su cuarto campeonato de la NBA. Jackson ganó su primer entrenador de la NBA del Año por sus esfuerzos durante la temporada récord de su equipo. En general, los Bulls ganaron 6 títulos de la NBA durante la década de 1990, y se considera como uno de los más grandes dinastías de la NBA.


Jackson instalò el triángulo ofensivo de nuevo cuando comenzó a entrenar a los Lakers en la temporada 1999-2000, acompañado de Winter que sirve como asistente en su equipo. Los Angeles era un equipo lleno de talento, pero no lograba los resultados esperados. Con la llegada de Jackson se notó un cambio de forma inmediata. En la temporada 99-00, Los Angeles logró un record de 67 victorias y 15 derrotas, y ganarían el primero de 3 títulos consecutivos, siendo Kobe Bryant y “Diesel” Shaquille O´Neal sus grandes estrellas. Esta vez, Shaquille O'Neal y Kobe Bryant sirvieron como los puntos focales de la ofensiva de LA. O'Neal ganó el premio de MVP de la NBA en 2000, y Bryant saltó a la fama como una de las nuevas estrellas de la NBA. Los Lakers se convirtieron en un equipo de élite de la NBA durante el primer mandato de Jackson como su entrenador, haciendo 4 Finales de la NBA apariciones en 5 años y ganando 3 títulos de la NBA consecutivos, de 2000 a 2002. 


Cuando Phil Jackson se retiró como entrenador en jefe al final de la temporada 2010-2011, que había acumulado 11 títulos de la NBA: 6 con los Bulls, 5 con los Lakers. Además, terminó su carrera con más de 1.000 victorias a lo largo de su carrera como entrenador ingresado al Salón de la Fama, temporada regular y playoffs combinados. Tex Winter, por su parte, obtuvo la inducción al Salón de la Fama en 2011 por su contribución al baloncesto que implica la ofensiva triangular. En su currìculum, fue asistente en 9 de los 11 equipos campeones de Jackson y se desempeñó como consultor del equipo en los otros dos.



miércoles, 7 de agosto de 2013

GRANDES PELEAS - EMILE GRIFFITH vs. BENNY "KID" PARET (Madison Square Garden, 1962)






GOLPE DE (DES)GRACIA






El Madison Square Garden luce repleto y el humo del cigarrillo vuela felizmente por el aire como una gaviota libre, las gente murmuran cosas. Ante de la pelea los fanáticos se liaban a trompadas casi todos los días antes del combate. Los periódicos de entonces no hacían más que especular, en un viejo muro habían pegado unos carteles con letras rojas y azules que decía: Esta noche, Emile Griffith vs Benny “Kid” Paret, el momento de la verdad, era una noche llena de muchas expectativas.

La primera pelea que sostuvieron estos dos gladiadores el 1 de abril de 1961, fue una victoria para Griffith sobre Paret que lo había llevado al Título Mundial de los Welter. Esta era la tercera vez que se enfrentaban ambos boxeadores. El 1 de abril del '61, Griffith ganó por KO en el round 13 y el 30 de septiembre de ese mismo año Paret conquistó el título mundial gracias a una criticada decisión de los jueces.

Bernardo Paret Valdez nació el 4 de marzo de 1937 en Cuba, era católico, muy devoto, le gustaba coleccionar música latinoamericana. Era un individuo tímido y ensimismado que jamás tuvo problemas con nadie en la calle. Peleó por primera vez a los 17 años, ganando el campeonato mundial de los welter el 27 de mayo de 1960 ante el norteamericano Don Jordan. Por su parte Emile Griffith nació en las Islas Vírgenes y se hizo cuidadano americano hacia 1965. Combatió en 85 como profesional ganó 72 y perdió 12, en total subió al ring en 22 ocasiones con el título mundial en juego.

Ya estaba el anunciador listo para el comienzo del combate, Griffith era el niño mimado del Garden. En los primeros rounds Grifiith estuvo llevando la pelea con ataques insistentes, acosaba a Paret, en el sexto, sin embargo, el cubano, que sangraba por la nariz, con una herida en la ceja derecha y el pómulo izquierdo inflamado, logró descargar un terrible golpe de izquierda para enviar a Emile a la lona por ocho segundos. Paret siguió mandando en el séptimo.

Realmente en el round 12 los dos parecían cansados, forcejeaban, en ese round Paret lucía mal, retrocedió hasta las cuerdas y, dando traspiés, se enredó un brazo en una ellas mientras Griffith, en un segundo aire, como un tigre, se adelantó para castigar al cubano, con golpes diferentes a las dos manos. Paret ya tenía la cabeza fuera de las sogas, colgaba su brazo izquierdo de una de ellas y Griffith seguía pegando, y cada vez que le daba en la cabeza, Benny sufría un doble golpe por que la cabeza pegaba a su vez a la soga.

El referí Goldstein se interpuso entre los dos después de unos siete u ocho segundos que parecieron una eternidad. No tenía que suspender, sencillamente hubiera actuado como tercer hombre del ring para dejar que el campeón saliera del enredo con las sogas y, quizás otra hubiera sido la historia. Pero actuó demasiado tarde, y cuando lo hizo todavía Griffith quería seguir pegando, mientras, libre del monstruo, Paret caía al ring. Estaba gris, los ojos vidriosos, fuera ya de este mundo.

Una camilla, silencio sepulcral en el Garden, Paret inerte, Griffith en la esquina opuesta aún, era nuevamente Campeón Mundial. Más de media hora pasó hasta que una ambulancia lo condujo al Roosevelt Hospital.

Allí se le hicieron intervenciones en el cráneo para eliminar coágulos de sangre que se habían formado en su cabeza. Griffith dijo a los periodista que “estaba ciego”, no me daba cuenta de lo que hacía en el calor del combate. El 3 de abril de 1962, sin haber recuperado nunca su conocimiento, Bernardo Paret Valdéz, buen muchacho, nos dejó para irse al cielo, la autopsia dijo que una neumonía había terminado con su vida.


Tras la muerte de su adversario, Griffith reconoció que deseaba retirarse del ring por sentirse deprimido, pero no pudo hacerlo, ya que el boxeo era el único sustento que tenía. ”Aunque nunca fui a la cárcel, yo he estado en prisión casi toda mi vida”, afirmó Griffith.



Clip - momentos finales de la pelea:


martes, 6 de agosto de 2013

ESPECIALES - RING OF FIRE: THE EMILE GRIFFITH STORY (2005)




MORIR DOS VECES



Aquella palabra, en un idioma desconocido, había martillado la cabeza de Emile durante seis meses. Y luego se aparecía el campeón cubano, Benny Paret, para volverse a burlar del pugilista de las Islas Vírgenes, el negrazo con cuerpo de modelo: Emile Griffith.

Un par de emigrantes de islas diferentes volvían a encontrarse arriba del ring. Paret, de 25 años, cortador de caña de azúcar en su natal Cuba, bailarín de chachachá y con un hijo de dos años (Paret Jr.) quien aparecía en las fotos siempre montado en los hombros de un campeón welter que irónicamente anunciaba que el tercer combate ante Emile sería el último de su vida. En la otra esquina estaba Griffith, hombre proveniente de las Islas Vírgenes que sueña en convertirse en diseñador de sombreros, quien trabaja en una fábrica de chisteras y bombines y un día es descubierto por el dueño Howie Albert, ex pugilista amateur, quien decide que ese cuerpo era para estar en los cuadriláteros y no en una tienda de sombreros.

¡Maricón! Esa palabra desconocida la escuchó Emile Griffith durante la sesión de pesaje, en el segundo combate ante Kid Paret. Griffith le había arrebatado el título welter el 1 de abril de 1961 y era el momento de la revancha para Kid Paret. Emile, quien perdió el cinturón ante el Kid, sabía que aquella era una palabra dicha en castellano, pero la sonrisa burlona del cubano le indicaba que no era un halago. Pronto entendería el significado y, furioso, esperaba el tercer combate. Muchos hablaban de los gustos de Emile por otros hombres, sin embargo periodistas y boxeadores sabían que había un código y ése era no meterse en asuntos que se desarrollaran abajo del cuadrilátero.

Dice el historiador norteamericano Neal Gabler (Documental Ring of fire/2005) que en el Nueva York de los años 60 ser homosexual era más penado que declararse gangster o asesino. Sin embargo la gente comenzaba a susurrar... esa voz aguda... esos pantalones tan apretados... esos jóvenes latinos que lo acompañan a las fiestas. Podrían existir escritores, actores y músicos homosexuales, pero no un campeón del mundo cuyos puños imponían la ley del más fuerte arriba del ring. Un gay y un boxeador no podían habitar el mismo cuerpo.

Paret anunciaba a la prensa que el tercer duelo ante Griffith sería el último de su vida. Burlón y rumbero se asomó a la sesión de pesaje moviendo las caderas y tocándose el trasero. De su boca salía de nuevo ese susurro que soltaba un “maricón” que llegaba a oídos de su oponente. Esta vez Griffith sabía el significado de la ofensa y no estaba dispuesto a quedarse callado.
Noche trágica en marzo de 1962
 
Esa noche, en el Madison Square Garden, Griffith dio una golpiza a Kid Paret durante el duodécimo asalto. De nuevo la sonrisa burlona ante el oponente equivocado, otra vez el susurro ofensivo y la creencia de que el boxeador de Islas Vírgenes desconocía el significado de un vocablo homofóbico.

La emoción en los siete mil 600 espectadores, algunos fumando sus Lucky Strike, se transformó en horror al mirar a Griffith chocando una y otra vez ambos puños ante el rostro de un hombre que ya no respondía a las agresiones. Cuentan los comentaristas de aquel combate que Emile sacudió el cráneo de Kid Paret por 29 ocasiones, sin que el réferi Ruby Goldstein intentara detener lo que algunos años más tarde calificarían como un “asesinato gay”.
La TV, en blanco y negro, repitió en varias ocasiones los momentos en los que Paret está en una esquina del ring, colgado de las cuerdas y sin responder a los golpes de un hombre furioso, herido moralmente. El cuerpo cubano quedaría tendido en la lona, mientras el tercer hombre en el cuadrilátero levantaba la diestra de un Griffith mortificado.

Aquella fue la primera de diez noches que Benny Paret pasó en terapia intensiva del Roosevelt Hospital, donde no volvería a abrir los ojos. Su viuda no permitiría la entrada al lugar a Emile, mientras la prensa atacaba al réferi, quien no volvería a subirse a cuadrilátero alguno. Benny Kid Paret moriría en el hospital y al domicilio de Griffith llegarían llamadas telefónicas. Voces en castellano. Le gritaban mono y maricón.
Griffith seguiría combatiendo, pero el miedo a matar a otro rival lo convirtió en un peleador menos agresivo. Años más tarde, el cinco veces campeón del mundo (welter y medio) pelearía ante pugilistas de la talla del argentino Carlos Monzón y el cubano-mexicano José Ángel Mantequilla Nápoles.

Emile Alphonse Griffith se retiraría en 1977 con el trauma de haber matado en el ring a un rival, el que se convertiría en un fantasma y se entrometería en sus sueños. A veces lo soñaba sentado junto a él, en un autobús. Las otras, ambos en el Madison Square Garden, arriba del ring, y en el aire esa palabra que ofende a cualquiera. Más a aquel que calló durante tantos años su doble personalidad.

Ring of fire: The Emile Griffith story (2005) arranca y te cuenta todo de un saque: que Emile Griffith mató a un rival en el ring el 24 de marzo de 1962, en el Madison Square Garden de Nueva York en una pelea por el título, televisada en vivo y en directo. Y que lo hizo porque le dijo maricón. Lo único que deja para un poco más adelante es que Griffith se enojó porque no es “maricón”, sino que le gustan los hombres y las mujeres por igual y no sabe bien qué es. ¿No queda nada para después? Sí, queda todo.

Queda la historia de un boxeador llegado a Estados Undidos desde Islas Vírgenes en los años 50, un grande de la categoría mediano, seis veces campeón mundial, que tuvo que ocultar su bisexualidad durante décadas porque ser bisexual o gay a mediados del siglo XX ya era difícil. Y ser además un boxeador bisexual… olvídate. También queda la historia de Benny Kid Paret, el cubano que sufrió la furia de Griffith, la historia de su viuda y su hijo. La historia de un deporte que muchos no quieren llamar deporte y que cada tanto, cada muerte, desempolva el debate. 

Queda también el relato de una época, las imágenes de una rivalidad histórica (tres peleas por el título mundial mediano, siempre con cambio de dueño). Y también queda el papel de los medios. Queda ver a Benny Paret (que había tirado y dejado casi nocaut en el sexto a Griffith) inconsciente en el rincón en el que su rival lo había molido a golpes de bronca (Paret recibió unos 25 golpes sin atinar defensa, y solo se mantuvo en pie porque Griffith no lo dejaba caer, ya que lo tenía preso contra las cuerdas) , mientras un periodista entrevista al nuevo campeón, que no puede dejar de ver a su rival mientras es atendido. Paret no murió en el ring. Falleció 9 días después en el hospital, sin haber recuperado nunca la consciencia.

Queda, obviamente, la verdad de Griffith, que no era un tipo violento. Queda verlo como diseñador de sombreros en su juventud, y verlo hoy, como un abuelo que reconoce su condición sexual y que ya no puede reconocer muchas cosas más. Y que, pese a haber hecho otras 80 peleas después de la de la desgracia, jamás volvió a ser el mismo. “Muchas veces he contenido la fuerza de mis golpes por temor a repetir la historia”, confesó años después el virginiano, el púgil con más rounds disputados en la historia del Madison Square Garden. 

Griffith no fue condenado socialmente por lo que pasó con Paret, y esto se lee en un detalle de su carrera: pudo volver a pelear y a ser campeón del mundo. Pero Griffith sí fue condenado por su condición sexual, reconocida en parte en una nota de Sports Illustrated en 2005, a los 67 años, y en 2008, confirmada por el libro “Nine-Ten-and Out”, del periodista Ron Ross. “Yo maté a un hombre y la mayoría de las personas lo entiende y me perdona. Sin embargo, yo amo a un hombre y eso para muchas personas es imperdonable”. Un cross de Griffith al mentón de la pacatería y la hipocresía de una sociedad, que, por ejemplo, no tiene reparos en mandar a sus hijos a la guerra constantemente. “Esto del boxeo no es nada en uno de los países más violentos del mundo como Estados Unidos”, dice el periodista de origen latino Juan González en el documental.

Un final emotivo concluye el documental con el encuentro entre Griffith y el hijo de Kid Paret en el cementerio, más de 40 años después del trágico combate. Queda ver a un hijo que creció sin su padre y a un hombre que murió, un poco junto a su rival, aquel 24 de marzo de 1962.


Fuente de archivo: http://laclaquetanosemancha.blogspot.com.ar/2013/03/matar-al-rival-la-historia-de-emile.html 


Clip - documental completo: