martes, 22 de octubre de 2013

GRANDES PELEAS - JACK JOHNSON vs. JAMES J. JEFFRIES (Reno, 4/7/1910)






UNA CUESTIÒN DE PIEL



Los blancos estaban desesperados por conseguir un boxeador que pudiera derrotar a ese "negro insolente y advenedizo" que seguía siendo campeón mundial y que ahora se había casado con una tercera mujer blanca.
Aparte de su color, la conducta de Johnson en aquella época era escandalosa, el periodismo clamaba porque apareciera un boxeador blanco que le quitara la corona, y esto llegó a agitar a los aficionados. Hubo mucha presión popular para que el ex campeón blanco Jim Jeffries -quien durante su reinado le negó la oportunidad a Johnson por ser negro- volviera a pelear. Hasta el Senado de Washington hizo una petición para que Jeffries volviese a los cuadriláteros y pueda arrebatarle el título a Johnson. La popular Collier's Magazine declaraba que la superioridad de Jeffries era aplastante al lado de la de Johnson.
 
La América blanca estaba tan convencida y necesitada del triunfo del rival blanco que hubo artistas que compusieron canciones alabando a Jeffries y menospreciando al campeón. Pero el púgil blanco no quería pelear con Johnson, llevaba seis años alejado de los cuadriláteros de donde se había retirado como campeón invicto. Los promotores de boxeo más importantes se reunieron con los dos púgiles en un hotel de Nueva York y les llevaron $ 100000 para convencerlos. Al final quedó pacta a la pelea para el 4 de julio de 1910 a realizarse en Nevada, luego de que varios estados se negaron por temor a los disturbios raciales. Fue llamada "La pelea del siglo".

El día de la pelea hubo tumultos y manifestaciones, grupos religiosos y de extrema derecha pedían con pancartas la prohibición del boxeo, cuando nunca antes se habían quejado hasta que pareció un negro. Antes de ingresar al recinto, el público era registrado para requisarles armas, y de hecho muchas fueron confiscadas en el guardarropa. Al subir Johnson al cuadrilátero, la gente empezó a gritar “¡Muerte al negro, muerte al negro...!”, y la orquesta, que debía tocar el himno nacional, interpretó en su lugar: “All coons look alike to me”. Las apuestas estaban diez a seis a favor del blanco, que incluso tenía al último campeón mundial de los pesos pesados sin guantes, John L. Sullivan, para que trabajara en su esquina del ring.

Johnson dominó todo el combate y el retador blanco fue un autentico pelele en manos del boxeador afroamericano que no paraba de golpearlo, mientras los 16000 espectadores pedían al árbitro que parase la pelea, hasta que en 15º asalto un gancho de izquierda obligó a la esquina de Jeffries a tirar la toalla. Johnson vencía a por KO técnico mientras su contrincante se agarraba a una de las cuerdas para intentar, en vano, levantarse. Jack Johnson, imperturbable, continuaba al mando de la categorìa reina, aùn en tiempos de racismo, intolerancia y opresiòn.


Clip - Highlights de la pelea:



No hay comentarios:

Publicar un comentario