miércoles, 6 de marzo de 2013

GRANDES PELEAS - MIKE TYSON vs. TREVOR BERBICK (Las Vegas, 1986)


EL NACIMIENTO DE UN CAMPEÒN


"Primero transformé la chispa en una llama. Esta se tornó en fuego, y el fuego en un incendio incontrolable." Cus D' Amato, sobre Mike Tyson (1985) 


Fueron cinco minutos y treinta y cinco segundos. Un relámpago, un trueno en toda regla. Mientras Mills Lane, árbitro de aquel combate, leía la cartilla a los púgiles, Mike Tyson era un péndulo, un león enjaulado, un tipo que mantenía su mirada fija en el rival. Clavada en èl, infundiendo miedo e intmidaciòn. El rival de aquella noche se llamaba Trevor Berbick. Cinco minutos y veinticinco segundos después, Berbick ya era historia y Tyson entraba en ella. "¡Y comienza una nueva era en el boxeo!", gritó Barry Tompkins, comentarista en HBO de aquella pelea celebrada en el Hilton de Las Vegas. Comenzaba, es cierto.

Aquel fue el primer título mundial (CMB) conquistado por un joven que vino a llevarse la categorìa pesada -y la vida- por delante. Por lo pronto se llevó el primero de sus 3 cinturones de campeón del mundo (CMB, AMB y FIB). Tenía sólo 20 años, lo que le convertía en el campeón de los pesos pesados más joven de la historia. Tambièn tenía hambre de títulos y en cierto modo de venganza. De vengar incluso a Ali. "Yo sólo pensaba que Berbick no tuvo piedad al darle aquella paliza a Ali. Simplemente pensaba que no tenía que haberlo hecho. Ese hombre, Ali, estaba entonces indefenso. No podía hacer nada", declaró Mike, en alusión al Ali-Berbick del 11-12-1981, en una entrevista concedida en 2010.

La historia que ahora conocemos hace del pobre Berbick un eslabón que une a Ali con Tyson. Sólo él y Larry Holmes tuvieron la de medirse a Ali y Tyson. Pero a un Ali que ya no era Ali y a un Tyson que sí que era Tyson. Un par de años despuès Tyson tambien destrozarìa las aspiraciones del veterano Holmes, otro verdugo de Alì en su ocaso.
Berbick llegó a ese cruce de caminos con Tyson cuando saboreaba el título de campeón logrado apenas ocho meses antes al derrotar a Pinklon Thomas por decisión unánime. Tenía 32 años y un palmarés labrado más allá de la mediática victoria ante un Ali acabado. 

Pero bastó el primer asalto para que Tyson lo acobardara. Lo arrinconó y sus combinaciones no encontraron respuesta. Nada más comenzar el segundo round, Mike lo tumbó. Berbick aguantó dos minutos más, pero un gancho de izquierda lo llevó de nuevo a la lona. Trató de levantarse, trastabilló hacia la izquierda... y cayó; luego hacia la derecha... y cayó. Deambuló por el ring buscando las cuerdas, el aire que el Terror del Garden le había quitado. Mills Lane lo abrazó y paró la pelea. Muchos de los presentes guardaron la entrada al llegar a casa. 

Aquella noche se iniciaba una aventura apasionante y fugaz, con rivales y títulos cayendo a la par (James Smith, Pinklon Thomas, Tony Tucker, Tyrrell Biggs, Frank Bruno, Tony Tubbs) hasta el brusco descarrilamiento con James Buster Douglas en Tokio. Tyson comenzaba a hacer historia. Incluso quienes pagaron 600 dólares -la más cara- sabían que había valido la pena. Eran testigos del nacimiento de la era moderna del boxeo, en los puños del boxeador màs impactante de los ùltimos 30 años. No es poco mèrito ver a la furia nacer.


Clip - pelea completa:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada